Y entonces, los ángeles llegaron a Shanghái