Melena Messy, la imperfección es protagonista