Las mechas «balayage», la sofisticación del color