La evolución del color: la “marmolización”