Una prueba de que el calor y la moda no están reñidas