Cómo acabar con las puntas abiertas sin cortar